Cuidado

¿Sabías que debemos tener muchísimo cuidado con las almohadillas de nuestros perritos?

Esto es así ya que diversas actividades que nosotros realizamos con ellos, pueden perjudicar los colchoncitos de sus manos y pies. Es por eso que acá te contamos qué precauciones debes tener y en qué comportamientos de tu peludo debes poner atención, ya que podría significar una alerta de alguna incomodidad.

Principales causas de heridas en las almohadillas de los perros

Por lo general, las heridas en las almohadillas de nuestros perritos son producidas por contactos con algún cuerpo extraño o por condiciones desfavorables del suelo. Por ejemplo si salimos a pasear junto a ellos, en la misma casa donde vivimos, o donde vamos de visita, siempre debemos fijarnos si hay algún vidrio o residuos cortantes, ya que podría pisar un pedazo y generar un problema. También los afectan los terrenos rocosos o simples piedras afiladas ya que de igual forma pueden generar lesiones.

¡Pero ojo!, no nos olvidemos de algo muy importante: El contacto con superficies excesivamente calientes o frías puede generar quemaduras en las almohadillas. Es por esto que debemos tener mucho cuidado al caminar con nuestros peludos durante los días en que hace más calor, o en pleno invierno cuando hay mucho hielo en las calles. Recuerda que ciertas superficies, como el cemento, absorben calor y levantan altísimas temperaturas gracias a la incidencia directa de los rayos solares.

Por otro lado, si notamos que nuestro perrito se esfuerza demasiado realizando algún tipo de ejercicio por un tiempo prolongado, esta situación le podría generar un elevado roce entre las almohadillas y el suelo, lo que dañaría mucho a nuestros hijos perrunos. Como consecuencia, podrían aparecer heridas y grietas en sus patitas, que se pueden profundizar si se sigue ejercitando intensamente.

¿Cómo saber si mi perrito tiene heridas en las almohadillas?

La forma más sencilla de saber si tiene heridas en las almohadillas es, lógicamente, revisando sus patitas periódicamente. Es muy importante que observemos si nuestro perrito tiene la piel de la almohadilla agrietada, abierta, levantada, enrojecida o si se visualiza una herida mayor.

También existen otros signos que pueden indicar una lesión en las almohadillas, como por ejemplo:

Morderse o lamerse las almohadillas.
Dificultad para caminar o cojera.
Dejar de apoyar una de sus patas en el suelo.
Enrojecimiento o presencia de sangre en las patitas.

Suscribir
Notificar de
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios